Así se subvenciona la generación convencional

Metodología de cálculo de las “subvenciones” recibidas por las tecnologías “convencionales” de generación de energía eléctrica

Periódicamente los medios de comunicación se hacen eco de las primas recibidas por el régimen especial de producción de energía eléctrica, particularmente de las correspondientes a las tecnologías renovables.

A pesar de que las primas se idearon como compensación de las externalidades –esto es, de los costes o beneficios no reflejados directamente en el precio– algunos medios no dudan en denominarlas “subvenciones” a las energías renovables. El traslado a la opinión pública es notorio.

Se identifica prima con subvención por el hecho de que aquélla se calcula como la diferencia entre el precio reconocido a la energía producida por estas tecnologías y el precio del mercado mayorista de electricidad.

El concepto es excesivamente simplista, entre otras razones, porque las plantas de régimen especial contribuyen a disminuir el precio del mercado mayorista, dado que ofertan a precio cero toda su energía en el mismo. Tal y como muestra Deloitte[1], el impacto de esta disminución es muy relevante, del mismo orden de magnitud que las primas. Este hecho debería servir, por sí solo, para que las primas no fueran consideradas subvenciones.

No obstante, aún admitiendo a efectos dialécticos que las primas son un sobrecoste para el precio de la electricidad, es completamente falso que su importe coincida con el sobrecoste de las tecnologías afectadas respecto de las “convencionales”.

En efecto, paradójicamente, las tecnologías “convencionales”, esto es, las incluidas en el régimen ordinario de producción de energía eléctrica, no reciben por su energía producida únicamente el precio del mercado mayorista de electricidad, sino que éste se complementa con otros ingresos que, por el contrario, reciben escasa atención mediática y cuyo tratamiento debiera ser el mismo que el dado a las primas de las renovables.

Existe una dificultad añadida para la difusión de estas “subvenciones” de las tecnologías convencionales consistente en la no existencia de un informe periódico sobre las mismas publicado por parte de la CNE semejante al que se realiza para las primas del régimen especial.

La motivación del presente documento es detallar la metodología de cálculo de estas “subvenciones” a partir de información oficial.

Como conclusión resulta que las centrales “convencionales” recibieron “subvenciones” –entendidas como ingresos por encima del precio del mercado mayorista– por importe de 1.689 M€ en 2011, un 26% más de los 1.339 M€ recibidos en 2010.

Si quieres leer el artículo entero pincha aquí.

Publicado bajo el título: “Así se subvenciona la generación convencional” en la web de la Fundación Renovables: http://www.fundacionrenovables.org


[1] Deloitte. Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España | Año 2010. http://www.appa.es/descargas/APPA2011web.pdf página 95 y ss.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s