Archivo de la categoría: Apariciones en medios

La regla de oro para saber si pagas demasiado en el recibo de la luz

El otro día, en el programa Por Fin, Viernes, de la televisión pública vasca (ETB) utilicé una regla “de oro” muy sencilla para saber si pagas demasiado por tu recibo de la luz doméstico: se trata de dividir el total de la factura (en euros, impuestos incluidos) entre el total de energía facturada en la misma (en kWh). Si el resultado es mayor de 0,25 es que pagas demasiado.

ETB

Obviamente esta regla es solo una primera aproximación y solo es válida para el momento actual (previsiblemente el recibo seguirá subiendo en el futuro inmediato). No obstante, a juzgar por la cantidad de comentarios recibidos, creo que está resultando útil, por lo que paso a profundizar.

Sigue leyendo

Anuncios

Oligopoly 2

El programa de televisión “Salvados”, dirigido y presentado por Jordi Évole y en el que tuve oportunidad de participar, logró que bajo el título “Oligopoly” cerca de tres millones de personas se sentaran la noche de un domingo de noviembre de 2012 en franja de máxima audiencia a interesarse por el mundo de la energía en España.

El hecho fue, sin duda, muy relevante para los que trabajamos en el sector energético, dado que acercó algunas de sus características al ciudadano no especializado, lo que ciertamente no resulta sencillo. El mérito del equipo de Salvados es innegable: se atrevieron a dar una visión alternativa a la ofrecida por las grandes empresas del sector y consiguieron conectar con la audiencia.

En 45 minutos, sin embargo, resulta imposible profundizar en un sector tan complejo, por lo que quedaron muchos temas sin tratar y muchas preguntas por responder. En particular se criticó que el programa pasara de refilón sobre el impacto de las renovables en los mercados energéticos.  En lo que a mí respecta tengo que decir que estuve cerca de seis horas hablando con Jordi, la mayoría grabadas, y que por supuesto hablamos de las renovables. Teniendo en cuenta que solo se emitieron 10 minutos y que a juicio de la audiencia, se entendieron, creo que no se puede sino calificar de milagroso el trabajo realizado

Pues bien, desde el día siguiente al de emisión del programa en la asamblea semanal de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético empezamos a trabajar en una ampliación que tratara específicamente sobre el impacto de las renovables en nuestro modelo energético.

Lo que empezó siendo una breve entrevista, que enseguida se ofreció a grabar y editar Alba del Campo y a la que invité inmediatamente a sumarse a María José -Cote- Romero, se convirtió finalmente en una digna secuela -no oficial- del programa original titulada “#Oligopoly2: El imperio eléctrico contra todxs”.

Sigue leyendo

Debate en Gestiona Radio (COPE)

Os dejo el enlace al debate sobre energía mantenido el 5 de abril de 2013 en Gestiona Radio en el que participé -por primera vez- en nombre de la Fundación Renovables junto con representantes de ACOGEN (cogeneración), Colegio de Ingenieros de Minas y UNESA. Me honra haber representado a la Fundación aunque fuera con carácter accidental, debido a la indisponibilidad médica de su Presidente y Secretario General.

Me quedé con ganas de decir -y rebatir- muchas cosas. No me resisto a reflexionar sobre la afirmación de UNESA de que los datos de los costes de las empresas eléctricas son públicos. Nada más lejos de la realidad. En el BOE aparece todos los años el importe que INGRESAN las eléctricas por la actividad de distribución, esto es, la gestión de redes; pero no es público cuánto CUESTA gestionarlas. Es cierto que desde el año 2008 la CNE hace un ingente trabajo de recopilación de datos de contabilidad regulatoria de costes y de análisis de idoneidad de infraestructuras para determinar la retribución; pero desafortunadamente esta información no es pública, ni tan siquiera de forma resumida. El asunto es de actualidad, porque con efectos desde 1 de enero de 2013 debía haberse aprobado una nueva retribución de la distribución para los próximos cuatro años; pero parece -lo de parece ya es una demostración de opacidad- que la enésima pseudoreforma energética en ciernes está retrasando su aprobación.

El caso de la generación es aún peor: desde que se iniciara la supuesta liberación del sector eléctrico en 1998, nadie sabe cuánto cuesta generar cada kWh del denominado régimen ordinario. Esto es, de las centrales nucleares, grandes hidráulicas, de carbón y ciclos combinados de gas. Ciertamente en un mercado competitivo los costes de cada agente no tienen por qué ser transparentes; pero el problema es que nuestro mercado dista mucho de la competencia perfecta.

Y no lo es por dos razones: primera, porque gran parte de esas centrales se construyó bajo un régimen regulado que garantizaba la recuperación de las inversiones y que, por tanto, establecía una retribución de la energía generada que dependía de los costes. Es curioso que cuando se cambió el marco regulatorio para pasar del régimen regulado al de mercado las eléctricas firmaran con el Gobierno un precio mínimo garantizado de 36 €/MWh para estas centrales y que, sin embargo, no se previera ningún mecanismo de ajuste para el caso en que el mercado -como así a sido- arrojara precios superiores a los previstos. Lo califico de curioso porque desde 2005 el precio medio de mercado ha estado en el entorno de los 50 €/MWh y ningún Gobierno, hasta la fecha, se ha atrevido a reabrir “el contrato” con las eléctricas en relación a estas centrales.

Pero existe una segunda razón que nos aleja de la competencia: no hay posibilidad de que ningún agente dispute las rentas de las centrales nucleares o hidráulicas sencillamente porque no pueden construirse nuevas centrales de estas tecnologías. Este es el origen de los denominados “windfall profits” que han sido identificados recientemente por la propia Comisión Europea como uno de los grandes problemas de competitividad del sector eléctrico español que ha contribuido “a la constitución del déficit tarifario al favorecer una compensación excesiva de algunas infraestructuras, tales como centrales nucleares y grandes centrales hidroeléctricas, ya amortizadas, o al mantener la concesión de subvenciones ineficientes y perjudiciales para el medio ambiente a las minas de carbón”. En contra de la opinión de UNESA creo que es necesario clarificar esta situación si se quiere abordar una verdadera reforma del sector eléctrico.

No parece coherente que los costes de los renovables gocen de un informe de seguimiento mensual totalmente detallado por parte de la Comisión Nacional de Energía y sea prácticamente imposible conocer, ya no solo el coste, sino tan solo lo que han ingresado las centrales nucleares o grandes hidráulicas por la energía generada.

Agradezco críticas a la intervención.

http://www.gestionaradio.com/2013-04-05-1015-primera-hora

Declaraciones para Expansión – Suplemento Energía

Os adjunto enlace al suplemento de energía publicado por el diario Expansión el pasado 22 de febrero que recoge declaraciones mías, tanto respecto al sector eléctrico en general, como el de las renovables en particular.

20130222 Expansion Suplemento Energia

Destaco y reitero que en la medida en que siga existiendo una posición de dominio tan clara por parte de un puñado de empresas, no tiene sentido ampliar la liberalización porque ésta seguirá siendo ficticia.

Lo que más me sorprende de este suplemento es la afirmación, sin tapujos, de que el Ministro Soria “hizo suyo el discurso de Unesa, la principal patronal eléctrica, e identificó las primas que la administración paga a las renovables como la principal causa del aumento del déficit tarifario”. A pesar de ello y de las consecuentes medidas tomadas contra las renovables, el déficit no ha parado de crecer. Como comentaba en otra entrada de este blog, estamos ante la interesada persistencia de los errores en política energética.

A pesar de todo, me quedo con la conclusión positiva: El futuro de las renovables es indudablemente favorable. Dos tecnologías ya “han alcanzado costes que les permiten competir con los combustibles fósiles en muchas ubicaciones sin necesidad de considerar su balance de externalidades”.